El anciano ya vivió lo que vive el joven, el joven no sabe si vivirá lo que vive el anciano

El otro día iba por la calle en el coche con unas amigas y la mamá de ellas, y a lo lejos vimos a una mujer delgada con una ropa muy juvenil y con una gorra en la cabeza. La mamá de mis amigas me estaba dando indicaciones para saber dónde doblar, ya que íbamos a un lugar donde yo no sabía llegar. La señora dijo lo siguiente: “dobla a la derecha, donde está parada la muchacha”. Al llegar a la esquina la mujer no era una muchacha, era una señora de aproximadamente 50 años, pero con una cuerpo muy bien cuidado y una vestimenta juvenil. Cuando nos dimos cuenta de todo esto, la señora dijo en tono discriminante: “no es una muchacha, es una viejita, que desilusión jaja”. Y eso que esta señora que habló, parece ser mayor. Las hijas de ella le dijeron que no debería expresarse así.

Hay que llamar a las personas por su nombre, no por su edad

Pero, esta no es la única vez que he escuchado que la gente se expresa en ese tono de la gente mayor. Por ejemplo, una vez le di clases de cómputo a un señor de aproximadamente 80 años, y un amigo me preguntaba: “¿va a venir el viejito hoy para que le des clases?”. Yo siempre me pregunté, ¿por qué le llama viejito y no por su nombre si sabe cómo se llama? Yo creo que las personas tienen un nombre para ser llamadas por él, no deberían ser llamadas por su edad. Cuando yo era niño y me llamaban diciéndome niño, no me gustaba, prefería que me hablaran por mi nombre, y sentía que cuando me decían niño me consideraban inferior a ellos. Así muchos les llaman a las personas por la palabra niño, muchacho, joven, señor o viejito. ¿Por qué? Si las personas tienen nombre, creo que no hay necesidad de llamarlas por su edad.

Nunca hay que discriminar ni hacer menos a los mayores

Pero, lo peor no es nombrarlos de esa manera, lo peor es que hay personas que ven a la gente mucho mayor como personas que ya no sirven tanto, las discriminan y creen que son inferiores simplemente por tener mucha edad y un cuerpo cansado. De la misma manera, a muchas personas no les gusta decir cuántos años tienen, porque se sienten menos. ¿Por qué? ¿Qué importa la edad? Es cierto que el cuerpo se va desgastando conforme pasan los años, pero, en esencia, las personas somos independientes al cuerpo que poseemos, de la misma manera que somos independientes al automóvil que tenemos, por eso yo siempre digo que no soy mi cuerpo, ni mi coche.

Un cuerpo desgastado no hace inferior a nadie

Una vez, unos amigos míos, una mujer de casi 30 años, y un hombre de casi 50, tuvieron un conflicto entre sí, y la mujer decía que ese señor no debía meterse con una jovencita. Esto lo decía discriminantemente, como si ella fuera una adolescente que nunca llegaría a los 50 y como si el otro nunca hubiera vivido la edad de ella. Se me hace algo tonto que las personas jóvenes vean a los más grandes de edad como personas inferiores o en desventaja ante la vida, se me hace tonto que una persona joven se crea mejor y superior a una persona muy grande.

Para evitar estas cosas, creo que tanto los mayores, como los menores, deben entender varios puntos respecto al cuerpo y la edad:

  • No existe una sola persona que sea eternamente joven, todos, absolutamente todos, tenemos un cuerpo que envejece conforme pasa el tiempo, así que, no hay nadie que pueda burlarse de los que están envejeciendo como si él permaneciera en una edad fija a través de los años.
  • El que envejece es el cuerpo, no la persona. Es cierto que conforme vamos creciendo vamos pensando de manera diferente, pero eso es porque nuestro cerebro igual va creciendo, y en este mundo terrenal pensamos y actuamos en parte según el cerebro que tenemos. Pero, nosotros no envejecemos, envejece nuestro cuerpo. Realmente, esencialmente nosotros como personas no somos nuestro cuerpo, sino que habitamos un cuerpo que envejece.
  • Es cierto que lo más jóvenes tienen ventajas físicas sobre los menos jóvenes, pero hay que tener muy en cuenta algo. El que es mayor ya vivió lo que vive el menor, y ahora está viviendo una edad que el menor no sabe si vivirá. Por ejemplo, uno de 40 años ya llegó a esa edad, en cambio el de 20 ni siquiera sabe si llegará. De la misma manera, el que vive el año 40 ya vivió el año 20, pero el que vive el año 20 tal vez no viva el año 40, por lo tanto, el mayor, que ya vivió más que el menor, tiene una gran ventaja. El menor no puede presumir de condiciones o una edad que el mayor no tiene ahora, porque el mayor también pasó por las condiciones físicas y la edad cuando fue menor. Entonces, si un joven le dice discriminantemente “viejo” a uno mayor, ese joven debe tener en cuenta que ese viejo también fue joven, y ya llegó a la vejez, cuando el joven ni sabe si llegará
  • A lo largo de mi vida he observado dos tipos de personas: las que al irse haciendo más grandes se vuelven amargadas y aburridas, y las que a pesar de ir creciendo mantienen su alegría, su optimismo y buen humor. Muchas personas creen que por ser de edad avanzada ya no tienen derecho de ser alegres, de sonreír y disfrutar la vida como cuando eran más jóvenes. La capacidad de disfrutar la vida no tiene por qué verse mermada por la edad. La realidad que percibimos depende de la percepción que tenemos, así que hay que ser optimistas, ser alegres y disfrutar la vida al máximo, sin importar la edad.
  • También he observado a personas mayores, tanto hombres como mujeres, que al estar al lado de alguien menor, se sienten menos, o como que se “agachan”, pensando que por tener más edad son inferiores a los más jóvenes. Esto no debe ser así, toda persona, sin importar la edad, ni las arrugas, ni los achaques, tiene siempre que valorarse, mantener una autoestima correcta y sentirse de alto valor sin importar frente a quién esté, ni en qué situación se encuentre.
  • Muchas personas ya no quieren cumplir años. Hace unos días platicaba con una amiga que cumplirá 23 y me dijo que ya no quiere crecer. En una ocasión platicaba con una amiga y me decía que no se podía imaginar de 40 o 50 años. La aterrorizaba la idea de llegar a esa edad, si es que no moría antes. ¿Por qué aterrorizarnos? Entiendo que todos quisiéramos ser jóvenes por siempre, pero hay que entender que la vida es así, que el cuerpo cumple un ciclo en el que tarde o temprano morirá. Hagamos a un lado al temor a la vejez y vivamos la vida disfrutando cada día que pasa.
  • Hay que recordar que todas las etapas de la vida tiene cosas buenas, todas las edades tienen cosas que podemos disfrutar. Tal vez un anciano ya no podrá correr bajo la lluvia como lo hace un niño, y tampoco un niño pueda manejar un automóvil mientras escucha música como lo hace un joven, pero cada uno tiene en su propia etapa cosas qué disfrutar. Siempre hay que concentrarnos en las cosas buenas que tenemos, no en las que no tenemos. Cada etapa del ser humano está rodeada de cosas buenas, así, los niños tienen sus propias situaciones de gozo, como los adolescentes, los jóvenes, los adultos y los ancianos.

Y ya para concluir, quiero decir dos cosas:

1.- Nunca hay que considerar inferiores a los mayores, ni tampoco a los menores, hay que tratarlos como personas que en esencia valen igual que nosotros mismos.

2.- Hay que disfrutar la vida sin importar la edad ni los efectos de la misma en nuestro cuerpo, porque el que envejece es el cuerpo, no nosotros

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo que crees tiende a hacerse realidad

Si te paras en un cuadro donde apenas cabes, y miras al suelo no sentirás miedo de caer, porque crees que estás seguro en tierra firma y no tienes por qué caer, pero párate en el mismo espacio sobre una torre de 30 metros, y aún cuando estés en el mismo espacio donde...

Prueba tu defensa emocional y tu autoestima

Si piensas que tienes muy fuerte tu autoestima y tu sistema emocional en general, o si crees que te falta fortalecerlos, ahora vas a saber en qué nivel estás. A continuación te voy a poner unas pruebas de defensa emocional sacadas del libro “Sistema Inmunológico...

Error en la formación de nuestro sistema interno

La gran parte de nuestro sistema interno fue formada en nuestra infancia, y los principales constructores fueron nuestros padres, los cuáles posiblemente no eran psicólogos, ni sabían nada de psicología y menos del sistema interno, por lo que cometieron muchos errores...

Mensaje personal para ti

Antes que nada, quiero agradecer a todos los que se han suscrito a mi revista, a todos los que me leen, a todos los que comenta, a todos los que me siguen por facebook y twiteer y a todos los que han adquirido alguno de mis libros. También agradezco a todas las...

Problema resuelto

Hola estimados amigos, suscriptores y lectores. Como muchos se abrán dado cuenta, nuestra página no estuvo disponible desde el domingo, eso fue debido a un problema fuera de mi alcanza, sucedió por una falla en el servidor de hosting y mi proveedor tardó en...

¿Cómo perdonar?

Algo muy importante en nuestra vida como seres emocionales es el perdón, pero también, además de importante, puede ser difícil para muchos. Perdonar es simple y sencillamente hacer de cuenta que no existe el daño que generó la persona a quien habría de perdonar. El...

¿Qué te recuerda esto?

Dicen que lo que bien se aprende jamás se olvida. También dicen que recordar es volver a vivir, y algo que queda claro, es que a veces, cuando recordamos tenemos la sensación de que ese recuerdo nos hace sentir que cierto evento en su momento lo disfrutamos más de lo...

4 Tipos de personas desde el punto de vista financiero

Hoy quiero tocar un tema que también es importante para vivir bien y desarrollarnos como personas. Hablaremos de finanzas, pero más que de las finanzas directamente, hablaré de las personas que forman el sistema financiero del mundo, o de las personas que interactúan...

Mujeres raras, seductoras; mujeres histriónicas

Posiblemente tú conozcas a alguna de estas mujeres, y ahora que sepas cómo son, podrás identificarla. Las mujeres histriónicas son aquellas que por lo general, cuando un hombre las conoce, son una hermosura, tanto físicamente, como emocionalmente, pero después de...

Consejos para superar una ruptura amorosa

Si necesitas consejos para superar una ruptura amorosa, hoy te daré algunos muy efectivos que te ayudarán. Primero, quiero decirte por qué la gente sufre por desamor: "porque las personas no tienen la tecnología psicológica para contrarrestar el impacto de la...